Robot Da Vinci

En Madina&Azparren operamos el cáncer de próstata con el robot Da Vinci desde 2008.

Robot Da Vinci

El robot quirúrgico Da Vinci

Se hizo realidad en 2001 y sus resultados como brazo inteligente del cirujano han sido comprobados en medio mundo.

Al robot no le tiembla el pulso y sus brazos tienen una maniobrabilidad espectacular, muy superior a la mano humana, por lo que las secciones son absolutamente limpias y precisas. Además, permite ver en tres dimensiones la zona a tratar.

Sin embargo, el robot no opera solo, sino que su destreza dependerá de la buena mano del propio cirujano que es quien, a fin de cuentas, maneja y programa desde una consola central al robot.

La operación es menos dolorosa, con menos pérdidas de sangre y menor riesgo de infección. Deja cicatrices más pequeñas y permite una recuperación más rápida.

El tratamiento quirúrgico de cáncer de próstata con el Robot Da Vinci reduce notablemente los efectos secundarios habituales en esta cirugía: la incontinencia urinaria y la impotencia sexual.

El robot elimina los riesgos de la cirugía abierta y supera las ventajas de la laparoscopia.

Respecto a la cirugía abierta convencional, la intervención dura más o menos el mismo tiempo (entre 3 y 4 horas), pero en cambio, la incisión para la cirugía es mínima. Esto hace que, tanto el postoperatorio, como los riesgos de infecciones y las molestias, sean mucho menores, puesto que se evitan las grandes cicatrices, el daño tisular y el sangrado consiguiente.

Respecto a la cirugía laparoscópica, la gran diferencia radica en que el robot permite ver el campo que se está operando en 3 dimensiones, al mismo tiempo que los brazos del robot permiten una gran maniobrabilidad y precisión en sus movimientos.

La recuperación

La mejoría y recuperación después de la cirugía es diferente en cada paciente; sin embargo, a continuación se detallan algunas pautas generales:

  • A la mayoría de los pacientes se les da el alta dentro de las 48-72 horas después de la cirugía.
  • A la mayoría se les retira el catéter dentro de los 4 a 7 días posteriores a la cirugía.
  • Más de la mitad de los pacientes van rescatando la continencia de la vejiga en la semana posterior a la cirugía. Casi todos los pacientes recuperan el control total de la vejiga en un lapso de uno a tres meses.
  • La mayoría de los pacientes recuperan la función eréctil el primer año.
  • Después de la cirugía de próstata, la mayoría de pacientes vuelven a sus actividades diarias habituales al cabo de una o dos semanas. A los hombres cuya ocupación requiere levantar objetos pesados se les deberán asignar tareas livianas durante un periodo de cuatro a seis semanas.

Preguntas sobre el Robot Da Vinci

¿Cuándo puedo tener relaciones sexuales?
Le recomendamos esperar 4 semanas antes de tener relaciones sexuales. Recuerde que la mayoría de los hombres podrán llegar al clímax pero no habrá eyaculación. Trabajaremos junto a usted con medicamentos y dispositivos médicos para ayudarlo aún más.

¿Cuándo puedo volver al trabajo?
La mayoría de los pacientes vuelven al trabajo al cabo de la primera y segunda semana, y pueden retomar casi todas las actividades normales en unas 4 semanas. A los hombres cuyo oficio requiere levantar objetos pesados se les deberán asignar tareas livianas durante 4 a 6 semanas.

¿Cuándo sabremos si la cirugía eliminó todo el cáncer?
Evaluaremos su recuperación: extracción del catéter y revisión del informe de la patología final en su primera cita de seguimiento, normalmente dentro de los 4 a 7 días después de la intervención.

¿Cuándo se extrae el catéter?
En la mayoría de los casos, el catéter deberá extraerse durante los 4 a 7 días posteriores a la cirugía, en su primera cita después de la operación.

¿Cuándo volveré a tener erecciones?
Cada persona es diferente. Algunos hombres pueden comenzar a tener erecciones al poco tiempo de la cirugía, mientras que otros pueden tardar hasta 2 años.

¿Por qué una prostatectomía radical robótica?
Las prostatectomías radicales convencionales requieren una incisión mayor con efectos secundarios desagradables (en cirugías abiertas) o presentan problemas de visión limitada y destreza (en cirugías laparoscópicas de próstata convencionales). La experiencia demuestra que una prostatectomía radical robótica afronta exitosamente estas dificultades y ofrece a los pacientes beneficios superiores, incluidos un mínimo riesgo de impotencia e incontinencia urinaria.

¿Puedo ser candidato para la cirugía robótica de próstata?
Si su médico le ha sugerido una prostatectomía radical como tratamiento para el cáncer de próstata, debería considerar la cirugía robótica de próstata. La prostatectomía robótica es una buena opción para el tratamiento de pacientes que han sido diagnosticados con cáncer próstata en fase inicial.