Rejuvenecimiento vaginal

Si aún no ha solucionado sus problemas sexuales, estéticos, o de incontinencia por miedo al quirófano, le presentamos  dos nuevas técnicas: sin cirugía, sin anestesia y en tiempo récord.

 

Rejuvenecimiento vaginal

Le presentamos dos nuevas técnicas para sus zonas más íntimas

Si sufre laxitud vaginal, —ya sea genética o producida por un parto—, incontinencia urinaria de esfuerzo, —aquella que se produce al toser, saltar, correr o realizar movimientos bruscos—, o el estado de su vagina le impide disfrutar de una vida sexual plena, es la candidata ideal para este tipo de tratamientos.

Aunque ni siquiera se haya atrevido a confesárselo a sus amigas, no espere para dar el paso.

Técnicas sin cirugía: ventajas frente a la vaginoplastia convencional

La vaginoplastia convencional que se ha realizado en los últimos años es un procedimiento quirúrgico destinado a devolverles a los músculos vaginales la tonicidad perdida, —por partos o por el envejecimiento—, o el procedimiento destinado a reconstruir o a cambiar el aspecto de la vagina por razones estéticas u otras. Como cualquier operación, esta técnica se lleva a cabo bajo anestesia general o local con sedación, y puede requerir una estancia de una noche en la clínica o el hospital.

La vaginoplastia con Gynelase no es una intervención quirúrgica, por lo que no se necesita anestesia, no es dolorosa y no se precisa ingreso hospitalario. La paciente se incorpora a su vida social de manera inmediata.

Ambos tratamientos tienen como objetivo tensar el músculo vaginal, consiguiendo mayor fuerza y capacidad para contraer, y estrechando el canal vaginal.

La clínica Madina&Azparren es una de las pocas de España que cuenta con esta tecnología, una de las más novedosas y versátiles en materia de salud y estética. A través de dos tratamientos complementarios, Incontiláser e Intimaláser , ofrece soluciones efectivas y rápidas a un problema que cada día preocupa más a las mujeres.

Muchas veces las pacientes acuden a consulta cuando el problema es casi irreversible, en este tipo de dolencias es muy importante acudir al médico desde que se sienten los primeros síntomas.

IntimaLáser

Trata el llamado Síndrome de Relajación Vaginal, que es la pérdida de la forma estructural óptima de la vagina, lo que da como resultado una laxitud de los músculos de esa zona. Esta condición se asocia con el estiramiento excesivo de la cavidad vaginal durante el parto, así como el envejecimiento natural; en algunos casos está vinculado a un factor genético.

¿Cuáles son lo resultados del tratamiento?

  • Tensado del canal vaginal
  • Mayor satisfacción sexual
  • Mejora significativa en la calidad de vida

Aunque cada caso requiere una valoración médica personalizada, a partir del tercer mes después del parto se podría practicarel tratamiento.

Número de sesiones

Se recomiendan 2 sesiones, con entre 3-4 semanas de diferencia entre ellas, para obtener grandes mejoras en la estrechez vaginal y una mejora en las relaciones sexuales.

Incontiláser

Este tratamiento está indicado para la Incontinencia Urinaria, de Esfuerzo (IUE) de leve a moderada. Se trata de una pérdida de orina que se produce al realizar una mínima actividad física, al realizar ejercicio, al toser, reír o estornudar. El tratamiento con Gynelase trabaja con tecnología térmica sobre el tejido vaginal estimulando la remodelación del colágeno en la uretra y en la pared vaginal anterior. Así se consigue una contracción y tensado del tejido de la mucosa vaginal por el incremento de colágeno, lo que aporta mayor apoyo en la vejiga y la recuperación de la función normal de continencia.

Número de sesiones

Se recomiendan 2 sesiones, con entre 3-4 semanas de diferencia entre ellas, para aliviar el estrés y la incontinencia urinaria de esfuerzo leve o moderada.

Ventajas de ambos tratamientos

Prácticamente indoloro y sin incisiones, sin suturas
La solución más rápida, —cada sesión dura unos 20 minutos—, y más fácil para el paciente
Evita las complicaciones indeseables presentes en otros métodos
Recuperación rápida sin necesidad del uso de analgésicos o antibióticos
No necesita ninguna preparación especial antes del tratamiento ni precauciones postoperatorias
La paciente regresa inmediatamente a su actividad diaria