El semen vasco, ¿una fuente de infertilidad?

Javier Azparren ha sido invitado a participar en el programa de ETB2 “Como en casa“, para hablar sobre la calidad del semen vasco y los problemas que presenta.

¿El 70% de los vascos presenta problemas de fertilidad?

Javier Azparren comenta la noticia aparecida en los medios sobre que el 70% de los hombres vascos presenta problemas de fertilidad, y aclara que el estudio realizado, y en el que se basa dicha afirmación, se realizó sobre un grupo reducido de 700 parejas vascas que ya se sabía que tenían problemas de fertilidad, y que es, en ese grupo concreto, donde, en el 70% de los casos, la causa del problema se encontraba en el semen de los hombres.

Javier comenta que las cifras de infertilidad actualmente son: un 35% donde las causas se encuentran en el hombre, un 25% donde las causas se encuentran en la mujer, y un 40% donde las causas son compartidas.

Peor calidad del semen

Javier explica que los estudios sí confirman que las nuevas generaciones de hombres presentan peor calidad en su semen.  Estudios basados en el análisis de seminogramas realizados durante décadas confirman que la calidad del semen es peor en la actualidad.

¿Cuál puede ser el motivo? Si se compara la vida que vivimos en la actualidad con la vida de generaciones anteriores, podemos encontrar algunos de los motivos: peor alimentación, estrés, industrialización, ingesta de fármacos y otros.

Uno de los factores determinantes es la alimentación. No excedernos con las carnes, tomar muchas verduras, apostar por la dieta mediterránea, alimentos que contengan omegas, como el pescado azul, el gérmen de trigo, los frutos secos.

La peor calidad de vida, —entendida por el estrés al que estamos sometidos constantemente—, la industrialización, —y el efecto generado en aspectos medioambientales—, el tabaco, la ingesta de fármacos y el abuso de alcohol y drogas, son factores que también explican que la calidad del semen haya decrecido en las últimas generaciones.

Pero todavía puede haber más causas, y es que detrás de un problema de infertilidad, puede haber muchos factores, como factores genéticos, enfermedades, y otros.

¿Existen tratamientos revolucionarios?

A la pregunta de si existen tratamientos revolucionarios, Javier explica que, en casos determinados, se puede realizar una biopsia testicular, analizar si existe o no alguna enfermedad, e intentar recuperar la fase inicial del espermatozoide. En cualquier caso, tras 1 año intentando conseguir un embarazo sin éxito, hay que hacer un estudio básico, un seminograma. Este será valorado por un urólogo o un andrólogo, y, a partir de esta valoración, se determinarán los siguientes pasos o pruebas a realizar.

Mitos o realidades

A la pregunta de  si es un mito o no que llevar mucho tiempo el móvil en el bosillo puede afectar a la calidad del semen, Javier responde que lo que sí está demostrado es que el exceso de calor, en periodos prolongados, no es conveniente para los testículos. Comenta que se trata de órganos exteriores y que, por lo tanto, hay que cuidar la temperatura a las que se les expone. En este sentido, tener el ordenador encima durante largos periodos no es recomendable, al igual que no lo es llevar prendas muy ajustadas.

Otro mito o realidad sobre el que se le pregunta es si hacer mucho el amor o, por el contrario, la abstinencia, afectan a la fertilidad, a lo que Javier responde que tiene que haber una limpieza celular, es decir, que debe haber suficientes eyaculaciones. ¿Cuántas? La recomendación está entre 2 y 3 semanales. Respecto a la abstinencia, sí se recomienda cuando se está buscando un embarazo, puesto que al dejar  días sin eyaculación, el volumen es mayor, lo que es interesante en este caso. La recomendación está entre 2 y 3 días.

Por último, se le pregunta si los pacientes con problemas de fertilidad sienten que su masculinidad se pone en duda. Javier aclara que es importante dejar claro desde el principio que la vida sexual y la fertilidad son cosas diferentes.